viernes, 13 de abril de 2012

Fogonazos de Islandia - Íslensk lítil neistaflug

Ya sé, ya, que el depresor mes de septiembre es aún más cruel cuando el vecino cargante que se empeña en contarte sus vacaciones, además de ser un turista paradigmático, no tiene ninguna gracia para narrar. Y si encima te coloca unos vídeos ...

Hoy abro aquí una sección destinada a recoger videos mínimos -y espero que explícitos- sobre Islandia. Con cada uno incluiré un comentario, también brevísimo, y el enlace a la entrada de este mismo blog que se ocupa del asunto con más detenimiento. 


1.- GEYSIR

El campo de géiseres de Laugarfjall está relativamente cerca de Reykjavík y es un destino obligado para cualquier visitante en Islandia. El géiser Strokkur es el más vistoso de todos por la regularidad y frecuencia de sus erupciones.
Ved este video muy atentamente. Dura 51 segundos y en el 22 ocurre, fugazmente, lo mejor del espectáculo. Aunque .... lo mejor quizá sea el final, la risa entre emocionada e inquieta de una niña.  
Solo hay 150 km desde Reykjavík hasta Geysir y la cascada Gullfoss, pasando previamente por el lugar sagrado de Þingvellir. Todos los circuitos turísticos organizados en Islandia incluyen estas visitas.


video

Para más detalle, pincha aquí 

_____________________________________________________________________________


2.- DETTIFOSS

La catarata Dettifoss no es ni la más caudalosa ni la de mayor desnivel, pero sí la más  poderosa de Europa -öflugasta í Evrópu- como resultado de multiplicar los dos factores. Desde una arista de 100 metros de anchura se desploma un caudal medio de 193 metros cúbicos por segundo al cañón Jökulsárgljúfur, en un desnivel de 45 metros. 
Está muy lejos de Reikjavík, al nordeste, en el Parque Nacional del Vatnajökull. La forma más adecuada para explorar por libre aquella región donde tanto hay que ver y disfrutar es volar hasta Akureyri, pasar allí tres o cuatro días y alquilar un coche. La otra posibilidad es, por supuesto, contratar uno de los grandes viajes organizados que incluyen el área volcánica de Mývatn y otras maravillas.
Este video está hecho el 14 de julio de 2010, justamente a medianoche.


video

Para más detalle, pincha aquí

______________________________________________________________________


3.- DEILDARTUNGUHVER (y mucho más)

En el Reykholtsdalur (el Valle de Reykholt) descubriréis una de las mayores fuentes hirvientes del mundo. Mana 180 litros ¡por segundo! a 97ºC. En Europa no hay nada igual. Proporciona calefacción a Borgarnes (a 34 km. de distancia) y a Akranes (a 64 Km).
Al Reykholtsdalur se puede llegar por carretera pero mucho más interesante es utilizar la pista F550 por Kaldidalur, conocida entre los ciclistas intrépidos o entre los aventureros por desiertos de lava, viento y trolls como como la ruta para principiantes.
Hay muchísimo más que conocer usando la pista F550: lagos, glaciares (el gran Langjökull entre otros), cañones de lava, las fantásticas cascadas de Hraunfossar y de Los Niños, el lugar histórico de Reykholt (en la edad dorada fue centro intelectual de Islandia), la casa y el pozo de Snorri Sturluson (1179 – 1241) y muuuucho más. 
Alquilad en Reykjavík un todo-terreno normalito (repartiendo el coste entre cuatro viajeros sale barato), estudiad bien el mapa de la F550 (ojo: asegurad que está abierta si vais en junio), llenad el depósito de gasoil y disfrutad de la excursión que requiere un solo día, con ida por la F550 y regreso por Borgarnes y la Hringvegur o Ring Road.

De Reykjavík a Mosfellsbaer por la N1:                                                          59 km
De Mosfellsbaer al mirador de Þingvellir:                                                     35 km
De Þingvellir al cruce de Biskupsbrekka:                                                      23 km 
De Biskupsbrekka a Húsafell por el desierto de Kaldidalur:                 42 km (pista F550)
De Husafell a Reykholt por las cascadas de Hraunfossar:                     36 km
De Reykholt a Varnaland en la N1:                                                                 17 km
De Varmaland a Reyjavík por la N1 (1):                                                       134 km 

Total:                                                                                                                        346 km 

(1) Pasando bajo el Hvalfjörður (el fiordo de las ballenas) por el túnel de peaje.

video


Para más detalle, pincha aquí

_______________________________________________________________________


4.- SI NO HAS ESTADO EN LA ISLA GRÍMSEY, NO HAS VISTO ISLANDIA

Grímsey es el único territorio islandés en el círculo ártico. En realidad, el paralelo 66º 33' 45'' que delimita el círculo polar atraviesa la isla. Allí no viven más que unas 70 personas -pescadores sobre todo- y millones de aves. Si quieres garantía absoluta de acercarte a los lundis o puffins o frailecillos, ve a Grímsey en verano.
El ferry de Saefari zarpa de Dálvik a las 9:00 y atraca en Grímsey a las 12:00. El regreso es a las 16:00 para estar en Dálvik a las 19:00. (Unos 50 euros ida y vuelta). Las cuatro horas de estancia son tiempo suficiente para recorrer a pie la isla entera por buenos senderos. Pero cuidado con los acantilados. Los frailecillos son medio trogloditas, minan los bordes de las escarpaduras y un mal paso puede costarle carísimo al fotógrafo temerario.
También hay vuelos desde el aeropuerto de Akureyri al aeródromo de Grímsey.
Abrígate muuuuuy bien.

video
Zarpando de Dálvík.

video
Paseando por la isla.
Para más detalle pincha aquí
________________________________________________________________________


5.- LAS TRES GRANDES CASCADAS DEL FLJOTSDALUR

El Fljotsdalur es uno de los valles más espectaculares y legendarios de Islandia. Lástima que Egilsstaðir (la ciudad más importante del área) está en el nordeste, a 700 km. de Reykjavík. (Air Iceland cobra unos 55 euros).
El valle contiene el Lagarfljót o Lögurinn, un lago con 25 kilómetros de longitud, 2'5 de anchura y unos 112 metros de profundidad, con su monstruo y todo. 
Egilsstaðir es campamento base para conocer innumerables maravillas: los fiordos del este,  el monte Snaeffell con sus rebaños de renos o el origen de los ríos más caudalosos y bárbaros de Islandia que bajan turbios desde el glaciar Vatnajökull por los desiertos de lava a través de profundos cañones y atronadoras cataratas. (Cuatro o cinco días de estancia con Egilsstaðir como base de operaciones ... está muy bien).
Estos tres microvídeos muestran otro tipo de cascadas mucho menos caudalosas pero bellísimas. Dos de ellas están en el mismo torrente y se despeñan hacia el Lagarfljót por la orilla norte. Están cerca de la granja de Brekka. Desde el aparcamiento, la caminata es corta y cómoda. Primero aparece Litlanesfoss y, poco más arriba, la espectacular Hengifoss (120 metros) es la tercera de Islandia en desnivel y, para algunos, la más hermosa.
Para alcanzar la cascada del tercer microvídeo, Strútsfoss (75 metros), hay que llegar hasta la cabecera del lago, meterse desde allí por el valle de Suðurdalur, arribar hasta la última granja y luego ponerse a caminar monte arriba, durante una hora y media, a paso de montañero. (Hasta aquí tuve que subir solo. Conviene elegir compañeros algo más salerosos). 
Realmente, alrededor del Fljotsdalur hay innumerables cascadas pero estas tres son las más llamativas.


video
Hengifoss

video
Litlanesfoss 

video
Strútsfoss


Para más detalle, pincha aquí
________________________________________________________________________

6.- ÁREA DEL LAGO MÝVATN (I): KRAFLA ES MUCHO KRAFLA

En el área del lago Mývatn hay tanto que ver que ... es aconsejable permanecer unos días en Akureyri, alquilar un coche y aprovechar el tiempo por toda esa región del norte. (Si el explorador es ciclista e intrépido -un poco de determinación basta-, le saldrá todo mucho más barato y provechoso).
La caldera de Krafla tiene unos 12 km de diámetro y está relativamente cercana a la superficie o, al menos, parece que bien comunicada, dada la historia de erupciones.
Además de caminar sobre el campo de lava que dejó la erupción de 1984, hay que conocer el paraje de Námafjall para caminar entre vahos infernales, calderas de barro bullente y fumarolas estruendosas. Y hay acercarse al cráter Víti (el del agua verde, no el tremendo Víti de Askjá) y bordear a pie todo el borde superior.
Ahí va un microvídeo con el cráter Víti y una de las estaciones de purga de vapor del gran campo geotérmico.




video

Para más detalle, pincha aquí.

______________________________________________________________
Iré colgando más micro-videoclips poco a poco.

sábado, 14 de mayo de 2011

Volver


A los visitantes del blog:

Ante todo agradezco vuestro interés por echar un vistazo a estos reportajes. Espero que hayáis encontrado en ellos algo de interés.
Por razones familiares que no vienen al caso, me falta tiempo para dedicarlo a este asunto. Desde hace muchos meses no he podido viajar ni actualizar el contenido ni atender a los comentarios que han llegado. Espero volver a Islandia en cuanto tenga ocasión -ya lo sabes, Emma- y reanudar entonces las publicaciones. Mientras tanto, ojalá vosotros, los que no habéis estado allí, encontréis ocasión de conocer aquel país tan sorprendente.

miércoles, 27 de abril de 2011

GEYSIR: EL OJO AZUL DEL INFIERNO

 
1.- La superficie del Strokkur empieza a oscilar. El agua se desparrama fuera del tubo o cráter.
 
2.-Al derramarse el agua en la superficie, disminuye la presión en el fondo del tubo favoreciendo así que el agua sobrecalentada entre en ebullición.


3.- Las burbujas de vapor empujan desde el fondo. La superficie se abomba más y la visión, efímera y fantástica, es el ojo azul del infierno.

4.- El vapor rompe la cúpula de agua.


5.- Se produce la erupción.


6.- El chorro de agua y vapor alcanza los veinte metros de altura.


7.- Liberada la presión, la erupción cesa a la espera de que, unos minutos después, se complete el nuevo ciclo.


El Gran Geysir, cercado por un cordón de seguridad, permanece dormido.
 
Otro de los géiseres de Laugarfjall.
 
Campo de géiseres en Laugarfjall.


Pequeño géiser tranquilo.

A sólo 115 kilómetros de Reykjavík por buena carretera, en el valle de Haukadalur, en el paraje que llaman Laugarfjall, hay un grupo abundante de manantiales de agua hirviente de los cuales el más célebre fue el Geysir, conocido aún como el Gran Geysir a pesar de que ha perdido las cualidades que en el siglo del romanticismo le dieron fama mundial. Alcanzó tal celebridad que, en la actualidad, géiser es la denominación genérica de todas las fuentes del mundo que lanzan a lo alto chorros de agua caliente de forma intermitente.
La voz geysir viene del islandés "gjósa", que significa entrar en erupción.
La erupción de un géiser es un espectáculo muy atrayente, por excepcional. El Gran Geysir islandés actuaba hasta el siglo XIX con bastante regularidad y su chorro de agua y vapor alcanzaba los sesenta metros de altura. ¿Por qué ahora no lo hace?
La actividad de los géiseres se altera fácilmente debido a varias razones de las cuales algunas son naturales (terremotos, cambios en la disposición de los conductos subterráneos y en la circulación del agua) o por la actuación humana.
Si se observa detenidamente el conjunto de géiseres de Laugarfjall, se verá que en alguno de ellos han arrojado monedas. Esta costumbre de echar monedas a las fuentes, tan arraigada entre el turismo hortera y zoquete, está haciendo daño en muchos lugares de Islandia. Tanto que algunos monumentos naturales están siendo acordonados para evitar, entre otros problemas, este tipo de bromas. En tiempos ya muy pasados, los viajeros islandeses o los privilegiados europeos que podían viajar a Islandia disfrutaban echando piedras u otros objetos en el interior del Gran Geysir. Además, quienes tenían ciertos conocimientos físico-químicos, sabían que echando unos puñados de polvo de jabón o detergente se producía la erupción debido a la inmediata merma de la tensión superficial del agua. De este modo, sin pretenderlo, contribuyeron a estropear el reloj del Gran Geysir que actualmente puede permanecer dormido durante días, meses e incluso años. En el año 2000, tras un terremoto, volvió a entrar en erupción y funcionó varias veces al día durante una temporada. Paulatinamente se fue haciendo de rogar más y más y hoy es completamente imprevisible.
Muy cerca del Gran Geysir está el Strokkur, que es hoy la mayor atracción del lugar. Strokkur en islandés es el nombre dado al pequeño bidón u odre utilizado antiguamente para batir la leche y separar la grasa del agua obteniendo así la mantequilla. En el occidente de Asturias y León le llamamos “feridera”.
Las erupciones del Strokkur son bastante regulares, ocurren cada cinco o seis minutos y el agua expulsada puede alcanzar hasta unos veinte metros de altura. Durante nuestra anterior visita, en 1996, los cordones de protección se encontraban muy cerca del pozo y nada impedía que los curiosos, aún pocos, se sentasen cerca del cráter. Tras cada erupción, la lluvia de agua caliente caía sobre ellos habiendo perdido mucha de su temperatura inicial. Era un aliciente más, una experiencia que hoy no es posible porque el espacio entre los espectadores y los géiseres es mucho mayor. 

El funcionamiento del géiser es provocado por el contacto de las aguas superficiales que, filtrándose y penetrando en la tierra, llegan a ponerse en contacto con las rocas fuertemente calentadas por el magma que en tantos lugares de Islandia no se encuentra tan profundo. El líquido así sobrecalentado vuelve a la superficie por convección y, a través de uno o varios conductos, alimenta el pozo o cañón del géiser. El agua que asoma en la superficie está más o menos fría pero, por debajo, presiona el agua caliente con una temperatura superior a los 100ºC a los que herviría si se encontrase al aire libre y al nivel del mar. La temperatura sigue subiendo hasta que se produce por fin la ebullición, en cuyo momento las burbujas de vapor suben por el conducto final. En ese momento tiene lugar el asombroso espectáculo que apenas dura unas décimas de segundo y que tratamos de mostrar en las fotografías.
En islandés, al lugar donde hay un grupo de géyseres se le llama hvera (se pronuncia kuera). Abundan en Islandia los campos de fuentes termales y casi todos ellos contienen en su nombre el término hver. De unos cuantos nos ocuparemos en siguientes entradas de este blog.